Cuadros abstractos fáciles de hacer

Crear cuadros abstractos modernos es una fascinante forma de expresar la creatividad y la personalidad a través de un arte tan popular. A diferencia de la pintura figurativa, en la que se representan objetos reconocibles, el arte abstracto se centra en formas, colores y gestos expresivos que pueden evocar emociones y sensaciones sin representar algo específico.

Es decir, una libertad creativa que permite a los artistas explorar una amplia gama de posibilidades y descubrir nuevas formas de expresión artística.

A continuación, se guiará a través de sencillos cómo crear un cuadro abstracto moderno, y también se explorará la opción de comprar obras de arte abstractas si se prefiere no hacerlas personalmente.

Pasos para hacer cuadros abstractos

  1. Preparación y suministros

Antes de comenzar, es importante asegurarse de tener todo lo necesario, por ejemplo:

  • Lienzo o papel para pintar
  • Pinceles de diferentes tamaños
  • Pinturas acrílicas o al óleo en varios colores
  • Paleta o plato para mezclar colores
  • Trapo o papel para limpiar los pinceles
  • Espátulas, esponjas u otros materiales para texturizar
  1. Inspiración y concepto

Antes de comenzar a pintar, es útil pensar en lo que se quiere expresar con y a través del cuadro abstracto: ¿qué emociones o ideas se quieren transmitir?, ¿de qué manera se pueden transmitir esas ideas o sentir?, entre otras.

Para ello, se puede buscar inspiración en el arte moderno, la arquitectura contemporánea o las últimas tendencias en diseño.

  1. Aplicación de la pintura

Se puede comenzar aplicando los colores base en el lienzo de forma abstracta y libre. En efecto, se puede experimentar con diferentes técnicas y capas de pintura para crear profundidad y textura en la obra.

Es así que, el objetivo será crear una composición dinámica y moderna que sea capaz de expresar las complejidades del sentir y el pensamiento.

  1. Creación de la composición

Una vez que se hayan aplicado los colores base, se puede comenzar a trabajar en la composición del cuadro agregando formas geométricas, líneas o patrones de manera creativa-no convencional y así crear una obra de arte visualmente impactante y contemporánea.

  1. Detalles y acabado

Una vez que culminada la composición del cuadro, se pueden agregar detalles finales y hacer ajustes según sea necesario, por lo que es importante dejar que la pintura se seque por completo antes de aplicar capas adicionales.

 

Comprar cuadros abstractos modernos

Sin duda, crear cuadros abstractos modernos es una actividad emocionante y gratificante que permite explorar la creatividad y expresarse de manera única en cada pincelada, sin embargo, se puede considerar la opción de comprar cuadros abstractos de artistas locales, galerías de arte, entre otros, que ofrecen una amplia variedad de estilos y técnicas con su propia historia y significado único.

Por ejemplo, colecciones que incluyen obras modernas, contemporáneas e innovadoras de diferentes estilos, colores, temas y formas, lo que las convierte en una de las colecciones más completas disponibles en el mercado.

Asimismo, patrones geométricos, manchas, bordes y líneas hacen que estos cuadros sean ideales para decorar cualquier espacio, ya sea en casa, la oficina o cualquier lugar favorito.

Colecciones que incluyan reproducciones minimalistas y lienzos, añadiendo aún más variedad y opciones para quienes buscan arte conceptual moderno.

          Un poco de historia sobre el arte abstracto

Por último, cabe mencionar a Kandinsky, un artista ruso innovador cuya obra sentó las bases del arte abstracto.

Durante sus primeros años como pintor, este artista experimentó con estilos como el impresionismo y el simbolismo, pero su viaje a través de la abstracción comenzó cuando vio una de sus pinturas de forma no representativa, «Improvisación 3», en 1910.

Esta experiencia marcó un punto de inflexión en su carrera, llevándolo a explorar formas y colores sin representación objetiva.

Como Kandinsky creía que los colores y las formas tenían significados espirituales y emocionales buscaba transmitir estos sentimientos a través de su arte, por lo que desarrolló una teoría del color influyendo en muchos artistas y movimientos posteriores.  

Además de su trabajo como pintor, Kandinsky también fue un teórico del arte prolífico escribiendo libros, incluido «De lo espiritual en el arte», que se convirtió en un texto seminal para el arte abstracto.

Deja un comentario

Suscríbete GRATIS a nuestra revista digital ¡Y NO TE PIERDAS NI UNA SOLA EDICIÓN!