5 consejos para elegir el sofá perfecto para tu sala de estar

Elegir el sofá adecuado para tu sala de estar a veces supone todo un reto. Con tantas opciones disponibles en el mercado, puede resultar muy complicado encontrar el sofá perfecto que se adapte a tus necesidades y preferencias. Es por este motivo, que los especialistas de Maisons du Monde te ofrecen cinco consejos muy prácticos que te servirán de gran apoyo a la hora de tomar tu decisión.

 

1. Mide el espacio disponible

Antes de aventurarte en la búsqueda de un sofá, es fundamental tener en cuenta las dimensiones de la sala de estar. Utiliza una cinta métrica para medir el ancho, la profundidad y la altura del área donde planeas colocar el sofá. Además, ten en cuenta la ubicación de puertas, ventanas y otras características arquitectónicas que puedan afectar a su disposición.

¡

  • Espacio para moverse: aparte de medir el área donde planeas colocar el sofá, los profesionales de Maisons du Monde, recomiendan dejar suficiente espacio alrededor para que las personas puedan moverse cómodamente. Asegúrate de dejar al menos unos 60-90 cm de espacio libre alrededor del sofá para permitir un flujo de tráfico adecuado.
  • Otras piezas de mobiliario: en caso de que ya tengas ubicados otros muebles en la sala de estar, como mesas de centro, estanterías o sillones, debes garantizar que el nuevo sofá se ajuste bien a ellos y que no obstruya la circulación o el acceso a otras áreas.
  • Apertura de puertas y ventanas: procura que el sofá no bloquee ninguna puerta o ventana y que puedas abrirlas completamente sin obstáculos. También ten en cuenta la altura del respaldo del sofá para evitar que bloquee la luz natural que entra por las ventanas.
  • Orientación: piensa en la orientación del sofá en relación con la disposición de la sala de estar y la ubicación de los puntos focales, como la televisión, la chimenea o las vistas escénicas. Asimismo, intenta que el sofá esté orientado de manera que sea cómodo para ver la televisión o socializar, según sea tu preferencia.
  • Escaleras y pasillos: si vives en un apartamento o casa con escaleras estrechas o pasillos angostos, asegúrate de medir el espacio por el que tendrás que pasar para llevar el sofá a la sala de estar. Esto te ayudará a evitar inesperadas sorpresas.

2. Define tus necesidades y estilo de vida

Antes de elegir un sofá, es importante considerar tus necesidades y estilo de vida. Piensa en cómo vas a usar el sofá y quiénes serán los principales usuarios. ¿Será principalmente para relajarte y ver la televisión, para recibir visitas o para ambas cosas? 

 

  1. Uso principal del sofá: si tu principal actividad va a ser relajarte y ver la televisión, es posible que desees un sofá más grande y cómodo, con asientos profundos y un respaldo alto para mayor comodidad durante largos períodos de tiempo. Por otro lado, si el sofá se va a utilizar principalmente para recibir visitas, es posible que prefieras un sofá más elegante y estilizado que pueda acomodar a tus invitados confortablemente pero que no ocupe demasiado espacio en la sala de estar.
  2. Número de usuarios: considerar quiénes serán los principales usuarios del sofá también es importante. Si vives solo o en pareja, es posible que un sofá más pequeño sea suficiente para tus necesidades. No obstante, si tienes una familia grande o recibes visitas con frecuencia, es incuestionable que necesitarás un sofá más grande con capacidad para varias personas.
  3. Estilo de vida: el estilo de vida también influye en la elección del sofá. Por ejemplo, en caso de tener mascotas, deberás evitar telas delicadas que sean propensas a ensuciarse fácilmente o que sean difíciles de limpiar. Del mismo modo, si tienes niños pequeños, lo más conveniente es optar por un sofá resistente que pueda soportar el desgaste diario sin mostrar signos de deterioro prematuro.

3.  Valora la comodidad y la calidad

Un sofá no solo debe lucir bien, sino también ser cómodo y duradero. Considera la calidad de los materiales y la construcción del sofá. Si tienes mascotas o niños pequeños, es posible que necesites un sofá más resistente que pueda soportar un uso intensivo.

 

  1. Calidad de los materiales: localiza sofás fabricados con marcos de madera maciza o materiales metálicos duraderos que brinden una base sólida y resistente. Además, presta atención a la calidad de los rellenos de espuma, almohadillas y cojines. Los materiales de alta densidad suelen ofrecer una mayor comodidad y durabilidad en comparación con materiales más económicos y menos resistentes.
  2. Construcción robusta: aparte de la calidad de los materiales, la construcción del sofá representa un papel primoridal en su durabilidad. Busca sofás con costuras reforzadas y uniones sólidas que soporten el peso y el uso diario sin ceder ni romperse fácilmente. Por otra parte, los sofás con marcos atornillados y encolados suelen ser más resistentes que aquellos simplemente ensamblados con clavos o grapas.

4. Elige el tipo de tapizado y color

Considera el tipo de tela o material que mejor se adapte a tus necesidades y preferencias. Los sofás de tela suelen ser más cómodos y acogedores, mientras que los sofás de cuero ofrecen un aspecto más elegante y fácil de limpiar. Además, elige un color que complemente la decoración existente de tu sala de estar y se adapte a tu estilo personal. 

 

  • Opta por telas resistentes a las manchas, como la microfibra o el terciopelo de poliéster, que son fáciles de limpiar y mantener. Y si tienes mascotas, apuesta por materiales que sean resistentes a los arañazos y al desgaste, como el cuero o las telas de alto rendimiento diseñadas específicamente para entornos con alto tráfico.
  • Los tonos neutros como el gris, el beige y el blanco son alternativas que se adaptan bien a una gran variedad de estilos de decoración y pueden servir como versátil telón de fondo para una gran pluralidad de elementos decorativos. Sin olvidar que estos colores neutros también tienden a ser atemporales y resisten mejor los cambios de tendencias a lo largo del tiempo. 
  • Aunque no debes temer agregar un toque de color con un sofá en tonos más audaces como azules profundos, verdes vibrantes o incluso tonos cálidos como el rojo o el amarillo. Estos colores pueden agregar personalidad y estilo a la habitación, convirtiendo el sofá en el corazón de cualquier estancia.

5. Presta atención al precio y la garantía

Establece un presupuesto claro y realista antes de comenzar tu búsqueda y asegúrate de tener en cuenta los costos adicionales, como el envío y la instalación. Igualmente, conviene verificar si el fabricante ofrece una garantía que te proporcione tranquilidad y protección en caso de defectos de fabricación o problemas de calidad. 

 

En este sentido, en Maisons du Monde puedes comparar precios y características entre diferentes modelos para asegurarte de obtener el mejor valor por tu dinero sin comprometer la calidad o el confort.

Deja un comentario

Suscríbete GRATIS a nuestra revista digital ¡Y NO TE PIERDAS NI UNA SOLA EDICIÓN!